ESENCIA SOCIAL

ESENCIA SOCIAL

Los individuos somos sociales y las empresas también lo son o, al menos, deberían serlo, sobre todo si quieren tener un futuro largo y próspero. En SMOS, lo sabemos y lo podemos demostrar. 

Aristóteles (384-322, a. de C.) lo tenía muy claro cuando dijo que “el hombre es un ser social por naturaleza”. Han pasado muchos siglos después de esa afirmación y muchas cosas han cambiado desde entonces. Pero, en esencia, seguimos siendo los mismos. Por eso no es extraño que hayamos sido capaces de coger algo tan impersonal como es Internet, una maraña digital, una máquina, para darle la vuelta y convertirlo en una vía de comunicación e interacción; en una forma más de socializar que, como era de esperar, nos encanta a los seres humanos. 

Es cierto que los primeros intentos sociales de Internet no fueron muy alentadores: la red pionera Sixdegrees -nacida a finales de los 90 y desaparecida en 2001-, no registró un gran éxito, pero allanó el camino para los que vinieron después. Prueba de ello es que en el 2003 llegaron MySpace y LinkedIn; esta última, en tan sólo 5 años, pasó a tener 25 millones de usuarios registrados (hoy son más de 600 millones). Poco después arrancó Facebook (2004) que es actualmente la red social más importante del mundo con más de 2.500 millones de usuarios activos al mes. Youtube (2005), Twitter (2006), Whatsapp (2009) e Instagram (2010) no han hecho más que confirmar lo evidente: las redes sociales son un potenciador infinito de la comunicación, que crece y suma opciones y usuarios cada día. 

Aunque hay que reconocer que todo esto no hubiera sido posible sin los avances en materia de tecnología -principalmente aplicada a los Smartphones-, que han hecho que todo este mundo cibernético sea accesible y cómodo para prácticamente toda la humanidad, es indudable que el germen de esta revolución social está en los seres humanos, en nuestras ganas de comunicar, de hacer y decir cosas y recibir un feedback por ello. Cuanto más inmediato, mejor.

No sólo diversión

La pandemia del SARS-CoV-2 ha tenido también un impacto fundamental en las redes sociales. Con casi todo el mundo confinado, la comunicación vía internet se ha vuelto, más que necesaria, vital. De acuerdo con la plataforma de análisis de datos móviles, App Annie, durante el primer trimestre del 2020, el uso de las redes sociales y otras aplicaciones de móvil aumentó un 20% respecto al año anterior en todo el mundo. 

Toda esta situación ha hecho dar a las redes una vuelta de tuerca más, dejando de ser, en muchos casos, un vehículo social vinculado principalmente al ocio, para insertarse de lleno en el mundo laboral. Prueba de ello es que el engagement (el grado de compromiso e interacción) frente a empresas y negocios también se ha incrementado en el confinamiento, dando muestras de la eficacia de las redes sociales como medio de comunicación profesional. 

En SMOS hemos presenciado fascinados la evolución meteórica de las redes sociales en los últimos meses y sabemos que su potencial es tan infinito como desconocido. Nos las tomamos tan en serio que hemos hecho de ellas nuestro objetivo laboral. Ni más ni menos. Somos auténticos exploradores de redes, en búsqueda constante de desentrañar sus secretos y posibilidades, siempre crecientes, siempre cambiantes. Pensamos que es cuestión de tiempo (tal vez de minutos), que las empresas construyan estrategias globales en torno a las redes sociales, porque ya es posible ofrecer a través de ellas la experiencia completa al cliente; desde el marketing y la sensibilización del producto y la venta hasta el soporte de compradores y comunidades de usuarios. Es fundamental que las empresas, ya sean pequeños negocios o grandes corporaciones, sepan adaptarse rápidamente a esta nueva realidad que afecta a todos los individuos del equipo y que, al mismo tiempo, ofrece un mayor control sobre la gestión de todos los procesos. 

Igual que Aristóteles, en SMOS sabemos que ser sociales está en nuestro ADN, por eso sabemos que el futuro está en las redes sociales y, por eso, nos hemos embarcado en esta aventura cibernética. Si quieres acompañarnos, te ayudaremos a encontrar un asiento de primera fila para ver crecer tu negocio.

Esther Alonso

Esther Alonso

Content Manager SMOS

Sofía Gómez

Sofía Gómez

Graphic Editor SMOS