Facebook y SMOS

Facebook y SMOS

Nació como una red social para los alumnos de la Universidad de Harvard, pero sus más de 2.700 millones de usuarios la convierten hoy en la plataforma digital más importante del mundo. Para SMOS Facebook es, además, una herramienta de trabajo. 

Corría el año 2003 cuando, el estudiante de Harvard Mark Zuckerberg, a raíz de un desengaño amoroso, creó una red social con el objetivo de calificar el físico de sus compañeras de universidad. A las pocas horas de su lanzamiento, “FaceMash” (así se llamaba la “proto-Facebook”) había sido visitada por más de 450 estudiantes que habían emitido más de 22.000 votos y compartido el link con sus conocidos por e-mail. La semilla de Facebook había sido plantada.

En el 2004 Zuckerberg lanza “Thefacebook”, una red social privada solo para alumnos de la Universidad de Harvard, que pronto dio el salto a otras universidades del nordeste de Estados Unidos y, de ahí a muchas más en todo el mundo. En septiembre de 2006, ya con el nombre de “Facebook”, se abre a todos los usuarios de Internet, perdiendo su esencia estudiantil algo que, sin duda, mereció la pena. 15 años después de esto, resulta imposible concebir un mundo sin Facebook.

De la universidad a la oficina

Está claro que Facebook nació con una vocación, pero el mundo la fue transformando hasta convertirla en la red que es hoy. Jacobo Beltrán, co-fundador de SMOS y experto en esta red social, nos explica el porqué de esta transición: “Las redes sociales son plataformas de Internet creadas por personas u organizaciones “conectadas” por intereses o valores comunes. A través de ellas se crean relaciones entre individuos o compañías sin límites físicos ni jerarquía. Constituyen pues una nueva forma de comunicación y, como tal, es cambiante y adaptativa. Facebook nació siendo una red social para estudiantes, pero, a medida que esos jóvenes fueron aumentando en número y creciendo en edad, sus relaciones interpersonales también aumentaron y los objetivos de la red fueron creciendo, diversificándose y haciendo un hueco a las empresas de manera natural”.

Los datos dejan muy claro que la penetración de esta red en el mundo no distingue ni de edades, ni de sexos ni de fronteras. Según el informe Digital 2021, realizado por la agencia “We Are Social”, hoy en día, el público de Facebook incluye población de trece años en adelante: aproximadamente un 2,4% de sus usuarios tienen más de 65 años, si bien la franja de edad que tiene más usuarios es la que va de los 25 a los 34. Los más activos en redes o, mejor dicho, las más activas, son las mujeres de 45 a 54 años. El idioma más usado en la red es el inglés, seguido del español y el hindi; y la ciudad con más usuarios es Dakha, capital de Bangladesh.

Los grupos de Facebook y el marketing del futuro

Pero no todo ha sido un camino de rosas para Facebook. En el 2018 Facebook decidió reinventarse para sobrevivir en el competitivo y cambiante mundo de las redes sociales de nueva generación y lo hizo apostando por los grupos. “Los grupos son “salas” dentro de Facebook donde compartir intereses, información, aficiones, etc., de manera privada entre los miembros de ese grupo. Los grupos pueden ser más o menos restrictivos, más o menos grandes, más o menos colaborativos y su éxito depende, en gran medida, de la labor del administrador. Hay tantos grupos como perfiles, o incluso más”, explica el entrevistado. “Los grupos tienen un potencial clave para el desarrollo del “outbound marketing” de las empresas. En SMOS somos expertos en crecimiento orgánico en redes sociales y entendemos la importancia de los grupos en el ámbito corporativo”, concluye el co-fundador de SMOS.

Esther Alonso

Esther Alonso

Content Manager SMOS

Sofía Gómez

Sofía Gómez

Graphic Editor SMOS